Confiar en alguien es darle poder para destruirte.

Vamos a jugar por un momento a que no pasa nada, a que todo está bien, a que nadie ha muerto, no debemos nada, todo está perfecto. Vamos a jugar por un momento a que hoy no es hoy, a que nuestra tierra es nuestra, el grito escuchado y nadie se ha desangrado luchando por un mañana que parece no llegar. Aunque sea por un momento, vamos a jugar.
Egos gigantes en corazones pequeños.
Ego.
—Me aguanté —contesta, elude, se encierra—. No me morí en tu ausencia. Para mí era fácil, ¿no? ¿Te acordás? Me decías que yo tenía piel de tela impermeable y que todo me resbalaba y… Yo me quedé aquí. Me quedé.
"La canción de nosotros" - Eduardo Galeano.
Ese amor era lo más importante en su vida, más que el honor, el resto de la familia y la salvación de su propia alma; podría prometer que se separaría de ella para tranquilizarme, dijo, pero sería una promesa falsa.
"Retrato en sepia" - Isabel Allende.
Por favor nunca te vayas, te amo. Quédate, te amo. No preguntes por qué, te amo. No te vayas, te amo; no me veas. No me dejes de amar, te amo. No llores, te amo. No te rompas, te amo. No te duermas, te amo; no te muevas, no despiertes, no te des cuenta, no abras los ojos, no respires, no te mueras, no te muevas, no te muevas. Te amo. No te vayas.
No me gusta llorar. Cuando era chica, leía un libro para varones y había dos páginas que me hacían llorar. Cada vez que leía esas dos páginas, lloraba. Entonces las pegué, con goma. A mí no me gusta llorar.
"La canción de nosotros" - Eduardo Galeano.
El amor es un contrato libre que se inicia en un chispazo y puede concluir del mismo modo.
"Retrato en sepia" - Isabel Allende.
Si te doy mi palabra, me doy. La lengua no es un basurero.
Eduardo Galeano.
Te voy a contar una historia que no trata de amor, tampoco de ti o de mí, y mucho menos de los dos. La historia comienza en “FIN”, la historia nunca empezó. En esta historia no hay trucos, ni retratos, ni tratos, ni besos, o despedidas. Verás, la historia es un sueño en el que te sueño, no al tú que fuiste ni al que serás, sino al tú que no existe. Al tú del que me enamoré. Te veo con los ojos cerrados y te toco las manos y me parece tan extraño tenerte que te vuelvo a perder. ¿Ves? Ni en mis sueños te puedo tener. Despierto y pienso en el tú imaginario que creé hace tantos años, lo veo a través de mi ventana, despeinado y sonriente. Le sonrío y lo veo partir, ya no me aferro, porque si bien lo que tengo ahora no es perfecto, no se borra cuando despierto.
THEME BY DEALWITHRHASS